El espectáculo siempre debe continuar

En el transcurso de su historia, el cine se ha comportado constantemente en un reflejo de las distintas artes, usándolas como una fuente para su inspiración.

Desde que tuvo lugar en la historia el primer cinematógrafo, que fue inventado por los hermanos Lumière a finales del siglo XIX, el cine no ha dejado de nutrirse de todo lo que le rodea del mundo de las arte con el objetivo de crear un sinnumero de sus películas. Por esta razón, la fundación La Caixa, se ha dedicado a la promoción de ciclos donde se seleccionan proyecciones en las que se refleja este diálogo entre arte y cine.

El cine como un arte plástico y narrativo

Posiblemente no se tiene idea del punto en el que, el Arte y el cine se entrelazan para convertir al cine en un arte plástico sin dejar de ser narrativo. Ya han transcurrido más de 120 años en los que se han dado innumerables intercambios en los que se ha establecido la porosidad entre estas tales disciplinas artísticas, a través de un flujo realmente fascinante, y que además nunca ha sido interrumpido, cargado de influencias e intercambios mutuos.

En esta ocasión, la exposición que fue organizada por la Obra Social ”la Caixa” en conjunto con La Cinémathèque française, tuvo el agrado de invitar al espectador a involucrarse dentro de un juego de relaciones y asociaciones que se encuentra invadido de matices, pero también de sensibilidad, en donde se pueden hacer hallazgos que cambiarán el punto de vista que hasta ahora tenemos sobre las películas y las obras de arte que se conforman como parte de nuestra memoria visual.

En esta muestra se estructuraron nueve apartados, a través de los cuales se permite realizar un travelín en medio de las décadas, desde que tuvo su origen el cine primitivo, hasta lo que en la actualidad conocemos como el cine digital y la imagen construida. En ella podemos ver a los hermanos Lumière quienes aparecen acompañados de los maestros del impresionismo, mientras que Chaplin de la mano con los artistas de vanguardia, Dalí con Hitchcock, Jean-Luc Godard con Andy Warhol e Yves Klein. Hasta que se logra llegar a la época en donde se ejecutaban las instalaciones y el videoarte.

En cuanto a la selección de los materiales a proyectar, estos le dan cabida a films, video proyecciones y videoinstalaciones, sin dejar aun lado carteles, pinturas, dibujos, grabados y fotografías, incluyendo objetos, vestidos y libros de los artistas. El punto de partida de la exposición se ha conformado por fondos de La Cinémathèque française, completandose con diversas obras pertenecientes a la Colección ”la Caixa” de Arte Contemporáneo, y con piezas excepcionales de otras colecciones, galerías y museos; lo que convierte a este ciclo en una actividad nada despreciable para los sentidos del espectador.