¿Es arte el cine?

La historia nos señala que en una oportunidad, Louis Lumière afirmó que “el cine es un invento sin futuro. En el caso del cine, se debía a que sus creadores solo podían ver su invención como una atracción de feria.

La tecnología siempre es la que ha mantenido en pie al cine, pero además, de diversas manos para poder existir. Inicialmente solo se trataba del celuloide y el cinematógrafo, el cual funcionaba al ser operado por una persona a fin de poder filmar y luego proyectar. Con el paso del tiempo, todo se volvió más complejo, desde su producción, la cual ha tenido que involucrar a más personas: guionistas, camarógrafos, iluminadores, actores, vestuaristas; y conforme crecen los avances de la tecnología, más posibilidades creativas se abren.

En tal sentido, la posibilidad de poder proyectar sola una película a un gran número de personas, hizo del cine en un espectáculo mucho más viable y además, barato por lo que no se hicieron esperar el nacimiento de espacios que se dedicarían a ello, lo que en nuestros días conocemos como las salas de cine.

En el transcurso del tiempo, mientras el séptimo arte se encontraba explorando su gran número de posibilidades narrativas, dramáticas y visuales, se fueron estableciendo sus normas, entre las que figuran ciertas características como la clasificación de los dramas. Pero además, también se hizo presente la comedia, el terror, los westerns, musicales, el cine policiaco, entre muchos más. Los géneros cinematográficos posibilitaron la producción en serie de innumerables películas, cosa que desde siempre ha caracterizado a Hollywood.

De todo ello, podemos deducir que, producir una película resulta algo esencialmente costoso, y que además suele requerir de mucho dinero. Más allá de todo el placer que ello podría provocar, el cine también se trata de un producto industrial. Si nos dirigimos a la historia, encontraremos que lo más sencillo si se desea generar ganancias ha sido la apuesta por fórmulas que han sido comprobadas, en este caso, lo que funcionará con el público.

Tal situación podría indicarnos que el cine de arte, posiblemente no es comercial, aunque ello no es exactamente así, debido a que se trata de una cuestión mucho más compleja. El cine de arte, mirándolo como arte en sí, cuenta con otras intenciones que se encuentran asociadas a la expresión y van más allá de sólo generar dinero. Por lo que su real objetivo posiblemente es darle sentido a nuestra realidad. O quizás solo se trate de expresiones artísticas como fin en sí mismas, lo que se denomina el arte por el arte.

De modo que, una película cuenta con la capacidad de romper completamente con las convenciones que se supone, ha impuesto el cine en líneas generales. En este mundo se pueden encontrar obras que fueron filmadas sin guión, por lo que surgieron a partir de la improvisación. O también sin actores profesionales. En pocas palabras, este se trata de un cine, por sus ambiciones expresivas, que se encuentra alejadas de lo convencional, por lo que muchas veces este suele operar fuera del sistema comercial, para quedarse en el terreno independiente.