Y después de la pandemia ¿cómo queda la moda?

Parte del manifiesto #Never Surrender publicado por la firma de vaqueros Salsa, en el transcurso de su lucha contra el coronavirus. “Somos optimistas incurables y no nos vamos a cruzar de brazos a ver como destrozas todo lo que queremos (…) Así que créenos cuando te decimos que no nos vamos a rendir jamás.

No tienes ni idea de quiénes somos y cómo de unidos estamos en tu contra. Te venceremos y en el futuro te recordaremos como algo que nos hizo mejores seres humanos”. Esta se trata de una de las innumerables acciones que han surgido durante estos tiempos desde la industria de la moda, con la idea de demostrar su nivel de responsabilidad, adaptándose una vez más para producir material sanitario.

Aunque no se puede dejar a un lado su aspecto solidario en base a generosas donaciones; y por supuesto, su creatividad, que ha sido desarrollada en las redes sociales, a través de diversos contenidos.

Y todo es excelente hasta aquí. Quizás en estos momentos se nos viene a la mente la misma inquietud que ha surgido desde hace meses en otros sectores, ¿el futuro?. Ante tal inquietud, Marta Coca, quien es la directora de la 080 Barcelona Fashion señala: “Creo que el coronavirus replanteará un cambio en la moda, en la forma de producir, de consumir y también en las pasarelas”.

Pero también aclara que esta situación “acelerará la irrupción de la sostenibilidad y la tecnología en la moda, y sobre todo el consumo responsable: menos prendas, pero de calidad y diseño”.

Para otros como Ángel Vilda, quien es el fundador de la firma Brain&beast y también jefe de estudios del área de moda de la escuela IDEP Barcelona, la pandemia no va a llegar a generar cambios en la moda: “Aunque ahora parece que estamos muy concienciados, se nos olvidará pronto, y volveremos a nuestros hábitos de consumo de siempre”.

Pero los dos coinciden en que el confinamiento tan solo se ha encargado de reafirmar el estilo deportivo y cómodo como una tendencia.

Si bien se encuentran consciente de la gran cantidad de cancelaciones de actos durante el transcurso del 2020 alrededor del mundo, en donde se incluyen los desfiles, también es cierto que esto ha dado paso a un debate sobre si en el futuro las pasarelas continuara de forma digital.

Ante ello, Coca y Vilda han descartado tal posibilidad: “Los desfiles no pueden desaparecer, porque son un acto social al que todos los amigos de la marca quieren acudir, para reencontrarse, vestirse diferente, hacerse fotos… Es algo más allá de la moda”, de este modo opina el diseñador.

Similar a la anterior opinión piensa Marta Coca: “Los humanos necesitamos interrelacionarnos y una pantalla nunca puede sustituir a la experiencia de ver un espectáculo en directo. Además las Fashion Weeks permiten reunir firmas y compartir gastos. Pero quizás hay que replantearse si es necesario hacer tantos desfiles al año”.

La tendencia triunfadora durante este confinamiento ha sido la ropa cómoda. “La ropa deportiva es la nueva ropa de calle”, sostiene Vilda. Tan solo hace algunos años nadie llegaba a imaginarse salir de casa con un pantalón de pijama, pues ahora cada vez más los pantalones llevan cintura elástica. La moda es homogénea”. Coca sostiene que en el momento en que concluya el confinamiento “quizás tendremos ganas de arreglarnos más, de maquillarnos, pero la tendencia seguirá siendo el estilo Athleisure (deportivo y cómodo)”.